septiembre 1, 2014

Europa espera recuperar actividad y precios por la inversión en bienes de equipo, construcción y automóvil

El primer semestre de cada ejercicio es un buen momento para realizar las comparaciones estadísticas de los sectores industriales aunque sólo sea para comprobar que todo se conduce según lo esperado y que todas las actividades marchan al ritmo que impone la economía en general.

Éste es el caso del acero, cuya producción mundial cerró el primer semestre de este año con un total de 821,3 millones de toneladas, lo que representa un aumento del 2,5% frente a los 801,2 millones de toneladas logradas en el mismo periodo de 2013.

Por zonas, destaca el crecimiento de las coladas europeas que alcanzaron una producción  de 87,3 millones de toneladas entre enero y junio de este año, lo que significa  un aumento interanual del 3,8%.

Sin embargo, el mayor aumento comparativo lo aportan los países de África y Oriente Medio con una producción  de 21,7 millones de toneladas y una variación favorable del 6,2%. A renglón seguido aparece Asia con un incremento productivo interanual del 2,9% tras lograr unas coladas de 555,4 millones de toneladas. Sin salir de la zona, la producción china sigue avanzando con moderación ya que sus coladas casi tocan los 400 millones de toneladas entre enero y junio, lo que aporta un aumento interanual del 3%. A su vez, la producción norteamericana creció un 1,7% interanual, dejando el resto de las áreas geográficas con balances negativos.

Al parecer y como se ve, las coladas siderúrgicas marchan al ritmo de la economía de cada zona, a la espera de una recuperación de los precios de los laminados, factor que se ha convertido en un quebradero de cabeza para los responsables de las cuentas de resultados  de las empresas. Este problema afecta sobre todo a las acerías europeas cuyo mercado demora  la recuperación aunque  ya se notan algunos avances.

Eurofer, “mejora robusta”

En este sentido, desde la patronal Eurofer se indica que las últimas cifras sobre la actividad del acero en la Unión Europea confirman que “la producción aumenta de forma más robusta de lo previsto”, ya que se ha dado una revisión al alza por la mejoría que han experimentado los sectores  de la Construcción y el Automóvil en países como Alemania, Italia, España, Polonia y algunos más pequeños de la Unión.

Tras señalar que las tasas de crecimiento del primer semestre de este año están algo influenciadas al alza por el débil nivel de actividad del mismo período de 2013, los expertos de la patronal siderúrgica europea señalan que el pronóstico para el resto del año indica que la actividad será constante , y “aumentará aún más por el esperado repunte de la inversión tras la falta de la misma en el pasado reciente”.

En este orden, las mismas fuentes prevén un aumento de la inversión en maquinaria y equipos dado que las condiciones marco-económicas, como son los niveles de consumo, el sentimiento empresarial y el acceso a la financiación, experimentarán una mejora gradual en los próximos trimestres.

Empuje del Automóvil

Por su lado, parte de los buenos augurios que maneja Eurofer para el acero europeo se basa en el pronóstico de que el mercado de automóviles de la Unión se reforzará aún más en el transcurso del año.

En este sentido, la patronal hace ver que las ventas de automóviles aumentaron por noveno mes consecutivo  en el pasado mayo, acumulando un crecimiento interanual del 6,9%. Este porcentaje  se eleva hasta el 10,8% si se trata del subsector de vehículos  comerciales, aunque el segmento de los vehículos pesados sólo se apunta una subida acumulada del 3% hasta mayo. En términos anuales, los técnicos de Eurofer aventuran que la producción total de automóviles en Europa crecerá casi un 5,5% en 2014 y un 3,2% en 2015.

Además, la patronal europea del acero afirma que la actividad automotriz  alcanzará sus mayores crecimientos en países como España, Italia, Suecia y en los de la zona de Europa central.

Por el contrario, el crecimiento seguirá siendo débil en Francia mientras que la producción del Reino Unido caerá un 1% a lo largo de este año.

Por su parte, Eurofer cree que la construcción dejará de actuar como un lastre para la demanda de acero final ya que la actividad del sector está mostrando los primeros signos de un repunte cauteloso, “aunque a partir de un nivel bajo”.

Con todo, la patronal espera que el consumo real de acero en la UE aumente en casi un 2,5% en 2014 y 2015 ya que la actividad de los sectores clientes continúa su recuperación moderada. Para finalizar, Eurofer afirma que las perspectivas para los productos planos son más positivas que las que se presentan para los productos largos.

Noticia extraída del periódico Empresa XXI, nº 671. Autor: José Ramón Rodríguez.

Deja tu comentario:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web. ACEPTAR

Aviso de cookies