octubre 20, 2014

Las entregas al mercado exterior mantienen los hornos españoles que siguen a la espera de la demanda interna

A pesar de que el consumo aparente de acero creció un 8,3% interanual en el primer semestre de este año, la realidad es que el verdadero sostén de los hornos siderúrgicos españoles  sigue siendo el mercado exterior, aunque los expertos de Unesid ya notan cierta debilidad en los niveles de demanda por el nuevo parón económico  en el que han  recaído los países de la UE.

En este orden, los datos de actividad aportados por la citada patronal del sector confirman que las coladas españolas alcanzaron un total de 7,5 millones de toneladas en los seis primeros  meses de este año con un escaso incremento del 1,4% sobre la producción del mismo periodo de 2013.

El menor avance correspondió al gran capítulo de los aceros al carbono, el 88,2% del total, con unas coladas  de algo más de 6,6 millones de toneladas, que representan un incremento interanual del 0,4%. Sin embargo,  los aceros aleados vieron cómo su producción crecía un 18,4% interanual a finales de junio pasado, a la vez que los inoxidables aumentaban su tonelaje en un 4,9% interanual en la misma fecha.

Sin embargo, los datos más interesantes de la estadística de Unesid se dan en el epígrafe del comercio exterior dado que las entregas a los mercados foráneos van ganando peso en el total de los envíos de las fábricas españolas. En este orden, los datos cuantifican en 7.270 millones de toneladas las entregas de las acerías españolas entre enero y junio de este año. Los mercados exteriores recibieron algo más de 4 millones de toneladas de estos envíos, lo que representa el 55,2% del total. Si se comparan estas cifras con las del primer semestre de 2013, se puede comprobar un aumento de las expediciones al exterior puesto que, en aquellas fechas, este epígrafe sólo ocupaba el 53,5% de los envíos.

Dentro de la estadística de las entregas también sobresale la evolución del segmento de los aceros planos cuyos albaranes sumaron 2.587 millones de toneladas. Ello se traduce en un incremento interanual  del 4,3% en el primer semestre del año. Por su parte, las salidas de aceros largos no se quedaron atrás ya que crecieron un 2,5% interanual sumando 4.453 millones de toneladas.

Por último, los datos de la patronal siderúrgica también reflejan un  importante avance  del tonelaje de las importaciones, con un aumento interanual del 6,8%, frente a una ralentización de las exportaciones, que sólo crecieron un 1,1%. En concreto, las importaciones alcanzaron los 4.288 millones de toneladas mientras que las exportaciones sumaron 4.767 millones. Medidas en valor, la factura importadora fue de 3.008 millones de euros mientras que las exportaciones trajeron unos ingresos  de 3.731 millones de euros. En ambos casos, los saldos siguen en el lado positivo y equilibran los resultados del mercado interno que sigue cayendo a pesar de que algunos ven una mejoría. De ser, será para finales de año.

Noticia extraída del periódico Empresa XXI, nº 674. Autor: José Ramón Rodríguez.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.